Fiam Care

¿Certificación ATEX? Descubrámosla juntos.

El término “ATEX”, acrónimo de “ATmosphere” y “EXplosive” (Atmósfera y Explosiva, respectivamente, en inglés), agrupa dos normas de la Unión Europea: una para la certificación, por parte de los utilizadores, de instalaciones y equipos adecuados para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores en entornos con riesgo de explosión, la otra para adecuar a la normativa los productos e instrumentos destinados a ser utilizados en zonas con riesgo de explosión.

Dentro de este último caso se incluye la certificación que Fiam pone a disposición de sus clientes en lo que se refiere a los motores de aire comprimido, como nos explica el Ing. Paolo Girotto, Diseñador Mecánico: “Certificar ATEX un motor neumático significa declarar que nuestro producto puede utilizarse en entornos explosivos o dentro de determinadas maquinarias que requieren precauciones adicionales.”

Las áreas en que pueden formarse atmósferas explosivas en cantidades tales de requerir medidas de protección especiales muy a menudo se encuentran en los siguientes sectores productivos: vertederos e ingeniería civil, industria química, producción de energía, eliminación de residuos, suministro de gas, industria de la madera, pintura, agricultura, metalurgia, industria alimenticia y de piensos, industria farmacéutica, refinerías, reciclaje de residuos.

Asimismo, el constructor debe clasificar detalladamente las soluciones destinadas a áreas incluidas en las características ATEX. Por ejemplo, en lo que se refiere a las sustancias que se difunden por el aire, las clasificaciones marcadas como 0, 1 y 2 se refieren a los gases, mientras las indicadas con 20, 21 y 22 a los polvos; en cambio, para el grupo de materiales, se clasifica como I el caso específico de uso en las minas, mientras que II identifica el empleo en todas las otras industrias de superficie.

“Podemos suministrar a los clientes con entornos productivos con zonas ATEX motores de aire comprimido idóneos para el uso en zonas con una clasificación específica, de manera que cumplan con las prescripciones dictadas por las normas técnicas de referencia. Certificar ATEX un motor neumático significa diseñarlo y fabricarlo según directivas específicas e incluir un certificado, después de haber realizado las pruebas adecuadas en los laboratorios de nuestra empresa o en laboratorios externos acreditados. Para finalizar la tramitación, el expediente técnico se deposita en el ente de certificación alemán TÜV Italia, que expide un certificado de conformidad de los productos según la Directiva ATEX 2014/34/UE” continúa el Ing. Girotto.

Concluye el Ing. Girotto: “La ventaja principal de elegir un motor neumático Fiam respecto a los de la competencia es sin duda el menor coste y la flexibilidad ofrecida. Los motores en el mercado a menudo prevén ya la versión ATEX como estándar, lo que supone un coste más elevado para el cliente que no necesita esta certificación. La flexibilidad ofrecida por Fiam permite realizar en plazos muy breves y también en lotes pequeños un motor personalizado con la certificación ATEX específica requerida.”

Saber más sobre los motores de aire comprimido Fiam certificables ATEX al siguiente enlace: http://bit.ly/2JjSiNa

¿Te ha parecido interesante nuestro artículo? Sigue nuestro blog y descubre también nuestros canales en las redes sociales Facebook, LinkedIn y Youtube.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *