Fiam Academy

Cómo reducir el riesgo de vibraciones y de reacciones en el sistema mano-brazo

Cualquier persona que utilice atornilladores en una línea de ensamblaje sabe lo importante que es utilizar herramientas ergonómicas, que tienen una notable importancia para la protección y la seguridad del operaio en los ambientes de trabajo; estas condiciones son necesarias también para reducir los rechazos y las paradas de producción, y para obtener mejores estándares de calidad del producto acabado. En este artículo explicamos cómo reducir el riesgo de vibraciones y de reacciones en el sistema mano-brazo.

Las vibraciones y la reacción son factores de riesgo aún presentes en muchas empresas, y nuestros clientes, atentos a la salud de sus trabajadores, nos han pedido varias veces información exhaustiva para afrontar estos factores de riesgo. Descubramos juntos más.

Causas del riesgo de vibraciones en el sistema mano-brazo

Los atornilladores, como la mayor parte de las máquinas portátiles, son fuente de vibraciones; la definición de “Vibraciones transmitidas al sistema mano-brazo” incluida en el Decreto Legislativo 81/2008 es la siguiente: “Vibraciones mecánicas que, si se transmiten al sistema mano-brazo en el hombre, comportan un riesgo para la salud y la seguridad de los trabajadores, en especial molestias vasculares, osteoarticulares, neurológicas y/o musculares”. A menudo esta categoría se indica con la sigla HAV, procedente del inglés Hand-Arm Vibration.

Los efectos más típicos de la exposición a vibraciones para el sistema mano-brazo pueden resumirse en lesiones vasculares o neurológicas que comportan la progresiva pérdida de sensibilidad de una o varias falanges.

Soluciones al riesgo de vibraciones en el sistema mano-brazo

Para reducir el riesgo de vibraciones en el sistema mano-brazo se puede elegir atornilladores con corte automático del aire o de la corriente eléctrica de alimentación, que presentan niveles de vibración inferiores a 2,5 m/s2 que son los valores límite fijados por el Decreto Legislativo 81/2008, Art. 201.

¿Cómo funcionan? Estos atornilladores cortan el aire de alimentación al motor neumático, o en caso de herramienta eléctrica, la transmisión de la corriente eléctrica, cuando se alcanza el par preconfigurado.

Recordemos que la utilización de un embrague de corte automático tecnológicamente de vanguardia puede reducir en determinadas condiciones el nivel de vibraciones por debajo de 1 m/s2: además de reducir en la fuente las vibraciones, se debe considerar también que el tiempo de exposición es extremadamente reducido; aproximadamente cuatro veces inferior respecto, por ejemplo, al tiempo de ejecución con atornilladores con embrague deslizante.

Para profundizar en estos temas técnicos, relacionados con la normativa vigente, en nuestro Manual sobre ergonomía y la seguridad en las operaciones de atornillado industrial  (disponible en italiano).

Causas del riesgo de reacción en el sistema mano-brazo

Cuando un atornillador ha realizado el atornillado y se llega al par preconfigurado, pueden producirse reacciones por parte De la herramienta; estas se detectan sobre todo en presencia de elevados pares de ajuste. Estas reacciones pueden provocar la reacción que sobrecarga la mano y el brazo del operaio y a largo plazo daña los músculos y los tendones. A menudo estas reacciones implican movimientos bruscos del sistema mano-brazo y un uso excesivo de la fuerza empleada por el operador para aguantarlas.

¿Cómo pueden prevenirse?

Soluciones al riesgo de reacción en el sistema mano-brazo

Además del empleo antes aconsejado de atornilladores con fricción mecánica y paro automático que, al interrumpir instantáneamente la transmisión entre cuchilla y órganos giratorios anula la fuerza de inercia, ante pares elevados y si se quiere reducir ulteriormente el riesgo en el sistema mano-brazo del operador, la utilización de empuñadura auxiliar es la elección más eficaz para evitar la reacción, uno de los factores de riesgo más presentes.

En estos casos se puede aprovechar una ayuda Fiam sugerida por la Norma ISO 11148-6 que recomienda, en presencia de pares superiores a los 4 Nm para los atornilladores rectos y a los 10 Nm para los atornilladores de pistola, el uso de una empuñadura auxiliar que permite reducir la reacción descargándola en dos manos en vez de una.

Además de las empuñaduras auxiliares: breve guía sobre las otras ayudas para la salud del sistema mano-brazo

Profundicemos brevemente ahora en las principales características de otras soluciones ergonómicas que, si se utilizan en combinación con las herramientas portátiles, aportan grandes beneficios para los operarios durante las actividades de ensamblaje.

Brazos telescópicos. Anulan completamente la reacción en la mano y garantizan la manejabilidad y la libertad de acción ya que:

  • Absorben la reacción del herramienta
  • Permiten que el la herramienta gire sobre su eje y por lo tanto trabaje correctamente incluso en atornillados inclinados

Brazos cartesianos. Soluciones que:

  • Eliminan las reacciones en la mano del operario
  • Anulan la fuerza al sostener la herramienta
  • Reducen drásticamente o anulan las vibraciones
  • Permiten mantener la herramienta en posición prácticamente recta respecto al punto de trabajo

¿Quieres recibir más información sobre estas soluciones para tu trabajo? Puedes dirigirte directamente al Servicio de Asesoramiento Técnico Fiam, dejando un comentario a continuación o utilizando el módulo de contacto de nuestra página.

Lascia un commento

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *